Con Larry John McNally, Waters dará tres shows en Argentina.
Foto: Gentileza Gonna Go

Mucho antes de aprender a leer y escribir, Harry Waters participó de la grabación de un disco. Con solo tres años, el hijo de Roger Waters prestó su voz para la frase que abre "Goodbye Blue Sky" ("Look mummy, there's an aeroplane up in the sky") en The Wall, de 1979. Su participación fue la semilla de una alianza que germinó poco más de dos décadas más tarde, cuando el ex Pink Floyd lo convocó para sumarse a su banda como tecladista en 2002. Con el pasar de los años, Harry ganó terreno en el grupo, hasta volverse el director musical de las giras con la que su padre repasó en vivo The Dark Side of the Moon en 2007 y The Wall en 2012.

Pero mucho antes de convertirse en un engranaje esencial de la banda de su padre, Waters comenzó a desarrollar una carrera por su cuenta sin necesidad de portación de apellido. A lo largo de los años, Harry acompañó en vivo a Marianne Faithfull y Ozric Tentacles, hizo música para videojuegos y fue parte de Ween -el dúo de rock alternativo y delirante que Dean Ween integra junto a Gene Ween-. También creó un cuarteto de jazz, el género en donde más cómodo se mueve, como quedó en claro en su debut porteño en 2012 en el ND Teatro. Ahora, Harry vuelve a Argentina, esta vez para una gira que comienza este viernes en La Plata (El Teatro Bar), sigue el sábado en La Trastienda Samsung y finaliza en la Sociedad Italiana de Morón el domingo, tres shows compartidos con el compositor Larry John McNally, conocido por su trabajo con The Eagles, Rod Stewart y Mavis Staples.

Los dos tienen backgrounds totalmente distintos ¿Cómo nació su sociedad artística y cómo creés que se complementan entre sí?

Nos conocimos en una fiesta de un amigo en común, el productor Greg Wells. Inmediatamente, nos dimos cuenta de que compartíamos el mismo interés por la música de Nueva Orleans, así que nos juntamos un par de días después para pasar el rato y hacer un poco de música. Estuvimos tocando de manera férrea durante los últimos dos años, escribiendo canciones para el disco y esta gira.

Dijiste que tu interés por la música viene por vía materna porque tu mamá solía escuchar a The Grateful Dead y Crosby, Stills, Nash & Young ¿Cómo terminaste llegando al jazz?

A través de los años, cada vez que escuchaba jazz en la radio me encantaba. En algún punto, sentí que necesitaba aprender cómo expresarme a mí mismo con esa música. Empecé a aprender algunos standards y a escuchar a mis intérpretes favoritos, un camino bastante similar al que mucha otra gente elige para aprender jazz, imagino.

Hace poco escribiste la música para Pixel Pirate, un videojuego desarrollado para iPad. ¿Cuán distinto es trabajar para un proyecto así en comparación a las otras cosas que hacés?

Muy diferente. Programar y escribir música chiptune en 8 bits es algo único. Tenés un número muy limitado de canales, así que tenés que sabés cómo manipularlos de manera muy efectiva para alcanzar los resultados que querés. Todo el asunto está programado usando el sistema hexadecimal como base para la entrada de datos.

El jazz es una música sostenida por la libertad de interpretación. En ese sentido, ¿te sentís limitado en las giras con tu padre al tener que reproducir los temas sin variaciones?

Hay varias limitaciones, como bien decís, pero siempre intentás que cada show sea especial de alguna manera. Pero sí, es cierto que tenés que tocar las mismas notas noche tras noche.

Sos parte de la banda de Dean Ween. Su estilo no parece bastante cercano al tuyo ¿Cómo terminaste trabajando con él?

Soy un gran fan de Ween, siempre lo fui. Es probablemente mi banda favorita de las que todavía siguen en actividad. Nos empezamos a encontrar en los backstage a través de los años, y me terminó ofreciendo irme de gira con él cuando Gene no estuviera disponible. Terrible experiencia esa.

En tus distintos proyectos hiciste jazz, rock progresivo, pop y electrónica. ¿Hay algún género que todavía tengas pendiente?

Me encantaría escribir un álbum de heavy metal. Meshuggah es mi banda favorita de ese género. No me gustan ni el rap ni el hip hop, así que eso iría al final de la lista.

Este año tu papá va a sacar su primer disco de estudio en 25 años. ¿Podés adelantar algo de eso?

No estoy en el disco. ¡Van a tener que esperar hasta que se publique!

Joaquín Vismara