Los Rolling Stones cerraron la primera noche del Desert Trip, el festival repleto de estrellas en Indio, California, con un set de grandes éxitos que incluyó algunas sorpresas, entre ellas la primera vez que las leyendas del rock hicieron un cover de "Come Together", de los Beatles.

"Esto les podrá parecer extraño. Vamos a hacer un cover de un grupo beat un poco desconocido", le dijo Mick Jagger al público antes de la versión sorpresa del primer tema de Abbey Road. "Creo que se acuerdan de ellos, vamos a intentar hacer un cover de uno de sus temas."

Los Stones luego recorrieron de manera fiel la canción de los Beatles, ofreciendo una interpretación bluesera del clásico muchas veces versionado, con un extenso solo de guitarra cortesía de Ronnie Wood y Keith Richards.

Al principio del recital, los Stones desempolvaron una versión actualizada de "Ride 'Em on Down", el clásico de blues, la primera vez que la banda lo toca en vivo desde 1962. El inminente disco de covers de los Stones, Blue & Lonesome, incluye la versión en estudio de este tema.

Luego de haber desenterrado "Mixed Emotions" en un recital en Las Vegas a principios de esta semana, los Stones también trajeron el tema de Steel Wheels al Desert Trip, apenas la segunda vez que la banda toca esta canción en vivo desde 1990.

Más temprano, Dylan había empezado al atardecer, un horario perfecto en el paisaje del desierto. Como Young, Dylan no busca agradar al público, y suele darle a la gente lo que él quiere, eligiendo canciones según sus antojos creativos del momento, los cuales no muchas veces coinciden con sus éxitos más populares. Esta vez no. Dylan se subió al escenario mientras las pantallas gigantes mostraban imágenes de archivo del artista a lo largo de las décadas: como un joven folkie, después volviéndose eléctrico, de gira con Rolling Thunder Review, como la voz de su generación. Se sentó al piano y se lanzó sobre "Rainy Day Women #12 & 35", y tocó la canción con una sonrisa extraña, cantando el célebre: "Everybody must get stoned!" como si estuviera haciendo una broma conocida a fans que lo estuvieran siguiendo desde los sesenta.

Fue apenas la primera de muchas de sus canciones más populares, incluyendo "Don't Think Twice, It's All Right" y "Highway 61 Revisited", interpretadas con energía por su banda, pero vueltas impredecibles por el modo en que Dylan re-interpreta sus propias melodías vocales.

La obra temprana de Dylan fue una influencia sobre casi todos los otros grupos del lineup del Desert Trip, incluyendo, con seguridad, a los Stones, McCartney y Young, y dejando una marca duradera en todos sus contemporáneos. En los años recientes fue aclamado nuevamente, por componer canciones intransigentes sobre furia y madurez, sobre romances partidos y lecciones de vida.

"Love Sick" estuvo poderosa, cargada de experiencia, y en ella Dylan se abrió paso entre un sonido hecho de sombras y niebla, con una voz llena de rabia controlada: "¡Ojalá nunca te hubiera conocido!". Del mismo modo, "Ballad of a Thin Man" estuvo más siniestra y sarcástica que nunca, con la banda hecha una caldera de ruido detrás de él, y probando que Dylan es un artista para muchas generaciones.

Desert Trip sigue el sábado a la noche con recitales de Neil Young y Paul McCartney, y el domingo con Roger Waters y The Who.

Por Daniel Kreps y Steve Appleford