Rich Robinson parece un tipo relajado y brutalmente honesto. "No tengo ni idea de la música de este país", dice el guitarrista y fundador de The Black Crowes en el lobby de un hotel de Retiro, antes de su presentación de esta noche en el Teatro Gran Rivadavia. Al parecer, lo único que escuchó Robinson de Argentina es la guitarra de Nico Bereciartúa, hijo de Vitico y flamante incorporación de su banda solista. "Nico es simplemente genial", dice Rich. "Desde el momento en que nos conocimos supe que sentía la música del mismo modo que yo."

The Black Crowes -la banda estadounidense que Rich formó junto a su hermano Chris a mediados de la década del 80' en la localidad sureña de Marietta- ya estaba atravesando un nuevo impasse por diferencias económicas y artísticas entre ambos, cuando el guitarrista vio el video de Bereciartúa haciendo una versión de la canción "Baby", incluida en Paper, su primer disco solista. "Me pareció muy cool, realmente me sorprendió. Así que le mandé un mensaje: 'Estuvo muy bueno eso, ¡muchas gracias!'", recuerda Rich. Después de cruzarse algunos mails, una vez que Bereciartúa estaba de viaje por Estados Unidos, Robinson lo invitó a un festival donde iba a tocar. "Pegamos la mejor onda y al tiempo me dijo si no quería instalarme un tiempo en Estados Unidos para sumarme a su banda", dice Bereciartúa, que además de terminar girando con él, ahora es también miembro de The Magpie Salute, el nuevo proyecto de Robinson junto a ex integrantes de The Black Crowes. "Esto es la prueba de que los sueños son lo último que se pierde, por más inalcanzables que parezcan", dice Nico. "Siempre viajé para ver a la banda y yo me veía ahí arriba tocando con ellos."

Ahora Robinson viene de un año agitado: en 2016 salió de gira para presentar Flux, un disco solista que sobrevuela su background de rock sureño, blues y cierto aires soul, con tono personal y algo introspectivo, y hasta se sumó a Bad Company en reemplazo del guitarrista Mick Ralphs. "Paul Rogers me invitó y fue muy loco, yo crecí escuchándolos. Fue bueno conocerlos y compartir esa experiencia", dice.

Cuando se le pregunta sobre su relación con su hermano Chris, y si se puede esperar una nueva etapa de su banda iniciática, Rich es conciso: "No nos hablamos y ya no creo que una reunión de los Crowes sea posible."

Además del concierto de esta noche, Robinson tocará el próximo sábado 25 en la primera fecha del Cosquín Rock (19.30 en el escenario principal) y el domingo 26 en La Rural. "El plan es divertirse: algunas de mis canciones, algunos covers y también algunas de los Crowes", dice Rich sobre su show. "Estoy disfrutando de tocar con amigos. Creo que es el premio después de tantos años confiando en el poder de la música."

Juan Barberis